Aún sin encontrar la regeneración

España ha vivido un cambio. ¿Pero de qué tipo? ¿De verdad reforzará las bases de la democracia del 78? ¿O son los cimientos los que hay que modificar para hablar de una verdadera regeneración? Daniel Ordás propone en un interesante artículo en Debate21 una suerte de “políticos milicianos” que tengan los pies en tarima privada y en el Parlamento: que compartan sueldo público con uno privado. Porque lo de que los políticos no tiempo ni para respirar podría ser de una exageración infinita:

  • «En los últimos días nos hemos ido enterando de que el 70% de los 350 parlamentarios del Congreso tienen una actividad paralela. El error es considerar el trabajo normal una actividad paralela. Esa debería de ser la actividad principal, y lo paralelo debería de ser la actividad parlamentaria»
  • «Si el hecho de dedicarse, durante una o dos legislaturas, a una tarea tan digna y admirable como es el formar parte de un parlamento, no implicase despedirse de la vida laboral o de su empresa, podríamos captar para la política a una enorme cantidad de trabajadores, empresarios y profesionales, que hoy no pueden dar ese paso, porque sería un suicidio económico y laboral o se tendrían que corromper»
  • «Parlamentarios autonómicos que de lunes a miércoles son ginecólogos, panaderos, taxistas, abogados, farmacéuticos o profesores y los jueves y viernes se dedican a la tarea parlamentaria están “al pie del cañón”, conocen los problemas reales de los ciudadanos, de sus gremios, de las empresas y de los trabajadores. Son ciudadanos activos que desde la vida real aportan sus conocimientos cotidianos y no requieren asesores ni consejeros. Los expertos tienen que ser los propios parlamentarios»
  • Los “políticos milicianos” tienen que declarar ya en la campaña y en caso de ser elegidos de nuevo, su profesión, un oficio, así como sus “listas de intereses”. Esto hace que el sistema sea mucho más honrado y transparente. Yo prefiero votar a un señor que trabaja en un sindicato, o en un banco, o en una fundación gay, o en una empresa de energía nuclear, sabiéndolo de antemano, que partir de la hipócrita hipótesis de que los candidatos tienen que ser limpios, puros y vírgenes y que su único afán es el bien público.

Los mismos políticos caen en su propia trampa con una suerte de corrupción sin delito. ¿Se puede compatibilizar el sueldo público y privado? sí. Otra cosa es que es no se publique. Y ahí lanzo la pregunta para debate: ¿Deberían entonces los mismos presentar todos sus ingresos?

Sociedad desencantada

Hay quien dice que estamos viviendo una segunda transición. Hay quien vende titulares con mensajes asustadizos. Y luego están los datos de participación: En las de 2011 la participación fue del 69,8%. Este domingo fue del 67,5%, 2,3 puntos menos. La sociedad desencantada. Esta nueva página escrita en la historia española recuerda que estamos algo estancados. Es el momento ideal para reflexionar. Siempre mejor con libros y cine. Porque la culpa no es sólo de la política:

¿Periodismo demasiado sensacionalista?: El gran carnaval.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=mvQP6iROZsc]

El show de Truman. El otro día escuchaba a un crítico de televisión decir que el mundo del reality show nos ha dejado una generación a la que le cuesta ya hasta ver un documental. Es probable.[youtube https://www.youtube.com/watch?v=yjKuwfIKPtg]

Un profesor ha llegado lejos en la política. Imitaba al protagonista de esta película. ¿Tendrá algo que ver?[youtube https://www.youtube.com/watch?v=y2m3OO5clPU]

El cine español deja algunas buenas perlas como esta. Para pensar.[youtube https://www.youtube.com/watch?v=WQAfAlZ8TCw&w=420&h=315]

¿Quién caerá del sillón?

Aún nos estamos limpiando de los platos que han volado entre los candidatos en esta campaña hundida en el fango, tributaria, poco respetuosa y en el que los ciudadanos han sido los peor parados. Las propuestas se esperan como agua de mayo entre tanto round. Los partidos están nerviosos, mucho.

1. El lío de las filtraciones. Rato y su detención, sospechosa cuanto menos, la filtración. ¿Quién fue? ¿Y el resto de la lista? nunca más se supo, salvo la fianza de 18 millones de euros que deberá depositar para liberar sus cuentas. Monedero y la publicación de sus datos económicos en la prensa. «¡Montoro, no te tengo miedo, tengo mis cuentas muy en regla!».  La investigación se quedó tan en el limbo como el destino de nuestros impuestos. La declaración de la Renta de Esperanza Aguirre, que más allá de justificar un dinero que más quisiera ganar mucha gente y un premio literario extraño, no tiene mayor importancia. Sí su filtración.

2. ¿Quién las filtró? Muchos son los que han señalado con el dedo inculpatorio a la Agencia Tributaria, pero pierden de vista los círculos de partidos de la oposición o, por qué no, la persona que hace las declaraciones de la Renta, o incluso la entidad financiera en la que el afectado tiene depositadas sus cuentas. Es importante recalcar que cada dato al que un funcionario accede queda registrado, por lo que sería fácil saber qué mano mece la cuna.

3. La polémica por las publicaciones. La prensa está en todo su derecho a publicar esa filtración. Otra cosa es la suerte que corra el funcionario que la haya proporcionado al periodista. En este punto las palabras del ministro de Justicia se quedaron en un error, lapsus o desconcierto del momento.

4. Los platos también le caensueños a Carmena. No se libra la candidata a la Alcaldía por Ahora Madrid del baile de sables. Un fallo en el pasado de su marido y una decisión judicial sin delito de alzamiento de bienes donde puede que lo hubiera han intentado manchar una trayectoria judicial bastante completa. Pero ni siquiera en este punto su contrincante supo atizar como debiera en el bochornoso debate que protagonizaron en la pública autonómica. Aguirre recurrió en demasiadas ocasiones al recurso más fácil, que no por lo mismo menos desgraciado, del terrorismo, sin hundir más el dedo en la llaga del escándalo laboral de su marido.

5. ¿Propuestas? O a los ciudadanos nos gusta demasiado la carnaza, o aún no hemos comprendido en qué consiste el cambio y la regeneración política, empezando por nuestra labor periodística. Llegará el domingo, iremos a votar y nos acordaremos del escándalo. ¿Pero qué me prometía este o este otro?

Palmira

PalmiraPalmira, la perla del desierto sirio, a 240 kilómetros del norte de Damasco, la que fuera antigua capital del Imperio de Palmira, Patrimonio de la Humanidad y ahora en peligro tal y como declara la Unesco.

El periódico NYT ha hecho una buena infografía sobre cómo el Estado Islámico se ha hecho con la ciudad:

A partir de ahora abandona su lujoso traje monumental para ponerse los harapos de zona de guerra, campo de batalla. Más de 460 muertes, 71 civiles, 12 de ellos menores.

Temple_of_Baal-Shamin,_Palmyra

Aunque el gobierno sirio ha retirado algunas de las estatuas de la ciudad, sólo hay que ver este capricho histórico, imposible de transportar, sí de demoler.

El Estado Islámico domina más de la mitad de la superficie de Siria, 95.000 kilómetros cuadrados.

El periodista Mikel Ayestaran publica este vídeo en su perfil de Twitter.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=DNMyBW4huFw&w=560&h=315]

Es la realidad.

La cultura según Emilio Lledó

«La riqueza de un pueblo no es la del suelo, sino la del cerebro». «La ignorancia cultivada genera violencia». Leer a Emilio Lledó es enriquecer la mente. En su discurso en la RAE Las palabras en su espejoEmilio_Lledó Su profundo estudio de la filosofía y el lenguaje le ha llevado a desmenuzar con conciencia a los clásicos griegos Aristóteles o Platón, embrión de El surco del tiempo con el que ganó el Premio Nacional de las Letras. Habla de educación como amor a las letras. El logos, la hermenéutica. Historia de los clásicos que ya no se estudia como antes.

¿Falta moral? lo primero es la cultura. ¿Lo es para nuestros gobernantes? la respuesta es negativa. Con números se sostienen nuestras casas, con intelecto se consiguen y mantienen esos números. Un hecho que a veces olvidamos, sumidos en esa «empobrecida individualidad», como lamentaba en esta entrevista a ABC. «La característica esencial del político es que sea una buena persona».

¿Haremos caso de sus enseñanzas? Faltan filósofos. “La culpa la tiene esa concepción cuadriculada de la enseñanza que hace que los alumnos se obsesionen con que están en la universidad para ganarse la vida”, aseguraba a El Cultural. Para cultivarnos con su sabiduría, tareas a partir de hoy:

Los libros y la libertad
Filosofía y lenguaje 
Elogio de la infelicidad
El epicureísmo
El surco del tiempo
Imágenes y palabras
La memoria del logos
Lenguaje e historia 
Memoria de la ética
Días y libros
El silencio de la escritura

Tic, tac: llega la final

ballot-32201_640Huele a…¿miedo? ¿desesperación? ¿protagonismo? quedan escasos días para ese día en el que estamos (creo) orgullosos de enseñar el DNI para entregar la papeleta que le dará el mando al nuevo líder. Ciudadanos, el nuevo que viene a quitarle el boli a Pablo Iglesias:

La presencia de dos imputados obliga a Ciudadanos a retirar su candidatura en un  pueblo de Toledo http://www.elmundo.es/espana/2015/05/18/555a43a7e2704e0e528b45c3.html

El rescate, que ya huele a bolitas de alcanfor: http://politica.elpais.com/politica/2015/05/19/actualidad/1432038300_578144.html

Podemos, el amigo de enemigos: http://www.elmundo.es/pais-vasco/2015/05/19/555a3a7422601d41528b4591.html

Mientras Andalucía sigue siendo mundo aparte: http://www.libertaddigital.com/espana/politica/2015-05-19/rajoy-ya-no-descarta-otras-elecciones-en-andalucia-no-soy-adivino-1276548344/

Mucho sondeo y pocas ideas claras. Más del 30% no sabe a quién apoyar. Me temo que esa entrega del DNI el próximo domingo será más temerosa que nunca.

Ficción y poder

2428706650_70f18d4679_o«El poder se parece mucho a las bienes raíces. Es todo sobre ubicación, ubicación, ubicación. Mientas más cerca estés de la fuente, mayor será el valor de tu propiedad. Cuando la gente vea estas fotos siglos más tarde, ¿a quién verán sonriendo al borde del cuadro?». No lo dice ningún ideólogo del momento. O quizás se basen en él. La ficción hecha realidad. Es un personaje maquiavélico, la lógica del poder. Contamos con tipos como Frank Underwood en los pasillos de nuestras instituciones. En realidad Frank Underwood es más viejo que el primer cimiento de House of cards. Subestimamos el poder del cine. El de las frases hechas que sirven para escribir libros. El que ha servido para los monarcas más astutos para ganar batallas.

Operaciones como las que estamos viendo en Madrid estos días no son más que un tablero de ajedrez donde cada pieza juega un papel importante y decisivo. El jaque mate llegará antes de que se produzca la decisión final, que por supuesto no aparecerá en las papeletas. Como Charles Foster Kane, que pasa del idealismo inicial a la ambición de poder. Rosebud. De la pobreza a la mina de oro, a la manipulación mediática, a conseguirlo todo y a perderlo de la misma manera. El ciudadano Kane podría tener piso en Estepona o no, pero sus fracasos fueron añicos de éxitos adorados como los de Nixon. El fuego quema aunque caliente en noches de luna llena, las llamas dejan en cenizas lo que un periodista puede publicar para resquebrajar una carrera política. ¿Poder mediático o servicio social? ¿Periodismo o pura cobertura de la inteligencia? Jugamos a ser Bernstein o Woodward aunque no está del todo claro si con los mismos telefonazos.

¿Quién es la Garganta profunda? ¿Hay pinchazos propios del ansia preelectoral? ¿Existe la inmunidad? Sí, en ocasiones sí, siempre que existan los chivos expiatorios. O eso dice la teoría. A veces también la práctica. “Empezar de cero suena a cero a la izquierda, me gusta empezar de nuevo”. No sólo Underwood. ¿Quién era hasta hace unos meses un cero a la izquierda? ¿quién destaca? Quien provoca. ¿Qué pasará en unos meses? ¿Y si nos ocurriera como a la madre de Alexander Kerner en Good Bye Lenin!, pero al revés? Del triunfo del capitalismo al del comunismo. Revolución en las calles, como las que algunos sectores quieren, donde la falta de pan lleva a decisiones que pensadas en frío no suenan tan bien.

Ocultos con telediarios falsos vivirían muchos que no quieren vivir la situación real más ficticia, para que no duela. No hace falta vivir en islas aisladas como la mujer de la película para obviar. El socialismo de Estado vive en muchas películas que tratan sobre lo real, que lo es y no aquí. La ficción y el poder son el mayor manual para vislumbrar el futuro y entender el presente y el mayor catalizador de la estrategia política. Las decisiones individuales sólo se pueden tomar en ese momento tan íntimo entre la pantalla y la opinión. Pero cuidado, tan moralizante como pernicioso. ¿Servicio social o manipulación? Al jaque mate se llega antes de que el votante hable. Las cuerdas están más tensas que nunca.

Artículo publicado en www.lasemana.es