Por qué 1,2 millones menos

Asombro, caras largas, unas horas para asimilar y el día después la pregunta: ¿Qué ha pasado con los 1,2 millones de votos que Podemos ha perdido, pese a aliarse con Izquierda Unida? “Las encuestas decían que los votantes de Podemos acudirían a las urnas. El votante no miente, si hemos fallado es por nuestra falta de capacidad de análisis. No hemos sido capaces de detectar ese movimiento.” Son las palabras del sociólogo y presidente de GAD3, Narciso Michavila. En efecto, el Sorpasso, ese que tantas portadas ha llenado, no existe. ¿Qué ha pasado entonces?

– Ese más de un millón de personas decidieron quedarse en casa el 26J. La ilusión del 20 de diciembre ya no es la misma.

– Otra hipótesis es el voto nulo, blanco o el traspaso a Ciudadanos, que ha enfocado esta campaña en el “no a Rajoy” y en el “voto por el cambio”.

– También juega el perfil de la abstención en estas elecciones. Si el 20D muchos castigaron al Partido Popular, esta vez quien defrauda es el nuevo.

– La unión a veces divide. Los votantes de Izquierda Unida podrían haber castigado ese enlace entre Iglesias y Garzón en las urnas. Los acuerdos pueden sumar cuando se hacen con mucha previsión de futuro. Si no, restan. Izquierda Unida recibió 922.558 votos en diciembre. El barómetro electoral del CIS del mes de abril reflejó que un 29% de los que votaron entonces a IU “con toda seguridad no votaría nunca” a Podemos. Pablo Iglesias intentó convencerlos en las últimas semanas poniendo como cabeza visible al líder de Izquierda Unida. Podría no haber sido suficiente.

Se puede ser amante de las teorías de la conspiración, pero en pleno siglo XXI si se detectara un pucherazo se desataría como mínimo la revolución. Por lo tanto, y confiando en que no cabe esa posibilidad tan torticera, lo lógico es pensar que una encuesta detecta los deseos de votar de la gente cuando se le pregunta, pero no lo que al final ocurrirá.

El elector ha dejado claro con su voto que no le gustan los extremismos y ha votado al Partido Popular en parte por miedo más que por los logros de Mariano Rajoy. No debería transmitir la idea de vencedor absoluto, como intentó demostrar anoche. Pasado el trago, ahora será necesario que todos los partidos decidan con madurez el camino de este país. El electorado ya ha hablado. Una tercera vez sería un abuso.

Brexit es sólo la punta del iceberg

No termino de creerme que Reino Unido no se sintiera parte del proyecto europeo. Una cosa es que participara a medias. Otra que de verdad pretendan la desintegración que, a la larga, o desde el comienzo, le estallará en la cara. Pero…¿por qué esta labor mediática de presión ante lo que puede que sea el referéndum más importante de la década? 37.600 millones de euros perdidos en tres días. El IBEX huele el miedo y los buitres ya comienzan a rodear al muerto. Hay opiniones para todos los gustos, pero voy a dejar algunas de las claves del debate que ya comienza a escucharse en cada vez más plazas, tanto es así que hasta ¡Cameron! viaja este jueves a Gibraltar para parar pies.

  • Estados Unidos, salvo Trump, teme que la catarsis también afecte a la alianza transatlántica. La Reserva Federal mantiene los tipos de interés por miedo a lo que pueda ocurrir. En su discurso en el mes de abril, Barack Obama recordó a los británicos aquel discurso de Churchill para mantener unidos a los británicos ante una temida Tercera Guerra Mundial. “La Unión Europea magnifica la influencia de Reino Unido y sus valores en el mundo (…) la amistad implica ser honestos”. Obama mira todos los días el busto del estadista británica con el sudor frío del que aprecia que los lazos pueden perderse en cuestión de días.
  • Los defensores del Brexit dicen que la economía británica mejoraría con la ruptura. El Gobierno podría invertir más en otros sectores al dejar de tener que aportar al presupuesto comunitario. ¿Tanto es así? Reino Unido aporta cada año 1.000 millones de euros a las arcas públicas. Cierto es que dejaría de hacerlo, pero por otra parte su PIB podría caer entre el 2% y el 3%, por no hablar de la disminución de su flujo comercial con los que hoy son sus socios. 
  • Siguiente jugada para evitarlo: el conservador George Osborne avisa de su plan de ajuste de emergencia: 30.000 millones de libras (38.000 millones de euros): la mitad con una subida de impuestos y la otra mitad recortando el gasto público. Y las aguas también están movidas en su propio territorio. Las encuestas están a favor de los partidarios de que Bruselas salga del Euro. 57 diputados tories han anunciado que bloquearían el plan de ajustes. 
  • Con ese plan de ajuste los tipos básicos del impuesto sobre la renta subirían dos puntos hasta el 22%, y el tipo impositivo máximo pasaría del 40% al 43%. Las cargas fiscales sobre las herencias y transmisiones patrimoniales también serían mayores. También las del alcohol y el petróleo. 
  • ¿Y si, pese a las advertencias, Reino Unido acaba saliendo de la Unión Europea? entonces se aplicaría el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea firmado en 2009 que introduce la novedad del proceso de salida voluntaria de un Estado, aunque con la previa negociación del resto de miembros. Si a los dos años no se ha llegado a un acuerdo, el país abandonaría el club. No tenemos experiencia en este proceso, y puede ser “divertido”.
  • Con todo, los hay menos pesimistas. Reino Unido no es como el resto de miembros, ni tampoco participa en la moneda común o el espacio Schengen. También hay que recordar que ya ha conseguido un trato especial con el que David Cameron chantajeó al resto de socios y mediante el que conseguía limitar la entrada de emigrantes al país. Quizás ahora quienes lo sufrieran no somos tanto el resto como ellos.

La Asociación Española de la Banca pedía esta semana desdramatizar la cuestión. Europa hace tiempo que se convirtió en un caldo de cultivo de todo tipo de problemas que van más allá del problema inglés: nacionalismos, fronteras, egoísmos. No, Brexit no es el problema. O no el único.

 

 

 

 

 

 

 

 

Unión Europea: la patata caliente

“No existen ya problemas importantes que sean exclusivamente alemanes o incluso exclusivamente europeos. Tendremos que aprender a pensar y a actuar en términos mayores. (…) No deberíamos pensar que ciertos países están lejos de nosotros y por tanto no nos interesan”. Konrad Adenauer, padre fundador de la Unión Europea, ya ilustraba en 1955 con cierta predicción casi de corte astrológico lo que nos ocurriría. Han pasado 65 años de la firma del Tratado que hizo que este continente sacara pecho y los acontecimientos y la forma con la que la Unión Europea los está afrontando están haciendo tambalear los cimientos hacia lo que muchos ya se atreven a denominar déficit democrático.

El primer gol llegó con la crisis económica. Son cada vez más las voces que auguran que la próxima burbuja no será inmobiliaria, sino fruto de la política monetaria expansiva de Mario Draghi, que tras la catástrofe de 2011 hizo respirar a los mercados pero no borrar de un plumazo uno de los verdaderos problemas europeos, un bajo crecimiento que según el Fondo Monetario Internacional no superará el 1,5% este año. El Banco Central Europeo compró el año pasado deuda por valor de 60.000 millones de euros al mes. A partir del mes pasado, 80.000 millones. El problema europeo se llama deuda y aún no lo queremos terminar de ver. ¿Alguien se acuerda de los eurobonos? La falta de acuerdo en debates como este demuestra que no hay una verdadera unión monetaria. Y aprobamos por la mínima al afrontar el drama griego, portugués y –casi– español.

El segundo gol ha llegado desde fuera. El poeta y ensayista alemán Hans Magnus Enzensberger es duro en Ensayos sobre las discordias. La caída del Muro de Berlín y los 27 años que nos separan de aquel acontecimiento histórico demuestran que tampoco hay una real unión social. Como asegura el alemán, “el egoísmo de grupo y la xenofobia son constantes antropológicas anteriores a cualquier otra forma social conocida”.  El iusnaturalismo que defendía John Locke, según el que los seres humanos gozamos de unos derechos innatos e inviolables como la vida, la libertad o la propiedad y la consecuente teoría pactista quedan ensombrecidas por las consecuencias de esos mismos derechos defendibles hasta el último extremo. Somos egoístas por naturaleza porque somos tan libres como defendía Adam Smith. Decir lo contrario es caer en una torpeza que confunde la unión para en realidad maximizar nuestras libertades individuales con otra suerte de utopías falsas.  Y ese egoísmo nos lleva a poner por delante nuestra seguridad individual.

Seguir leyendo 

 

Emergentes: nos creímos el milagro

Teníamos la sensación de que como la lava de un volcán, iban a carbonizar Occidente. Aprendimos ya no a tenerles miedo, sino a colaborar con ellos y “we all win”. La realidad nos explota a todos con las manos no llenas, sino vacías, pese a intentarlo con el deporte como medio. ¿Si el milagro emergente era una ilusión óptica…quién crece ahora?

Brasil. Una sesión plenaria impensable hace unos años acababa con el “impeachment” a Dilma Rouseff, la reina de la democracia que podría no serlo. 55 votos a favor y 22 en contra, ahora tiene las puertas del Palacio de Planalto abiertas y el salario reducido a la mitad. Comienza ahora un juicio que durará como máximo seis meses y en el que los senadores discutirán si Rouseff ha cometido crimen de irresponsabilidad hacia la República por alterar las cuentas públicas: hacer que cuadren con dinero pedido a chorros a los grandes bancos públicos. Una hazaña que no suena demasiado lejana. Aunque una cosa es mentir sobre el déficit público, y otra distinta es usar las instituciones para ello. Una prueba más del enorme error de la estatalización, de la malograda banca pública de la que aquí en España aún nos arrepentimos de rescatar con dinero de todos los españoles.

En octubre se celebrará la votación decisiva que dictaminará si la presidenta brasileña deja su cargo. Dos tercios, 54 senadores, serán suficientes para “eliminarla”. Sus defensores creen que ante todo está la decisión de los 54 millones de personas que la han votado. Pero quizás esos 54 millones la votaron con la confianza que se le da a un representante de sus derechos. Sus derechos a que nadie les robe, si es que realmente lo ha hecho. ¿Golpe de Estado? nadie puede negar que las decisiones de esta índole se toman porque existen intereses distintos a los de Rouseff. Nadie puede justificar pese a todo el uso malintencionado de las cuentas públicas, las mismas que deben estar protegidas porque son del pueblo y porque debe regir ante todo el principio de legalidad que existe en todo Estado de Derecho.

Brasil es un país fracasado. Que decae un 3% cada año, este podría hacerlo un 3,8%. Sus bonos calificados como nivel basura. Su inflación es de casi el 10 por ciento. Y aún es la novena economía del mundo, según el FMI. La corrupción no entiende de fronteras y se ceba con todos, también con el proyecto iluminado de Lula da Silva, el mismo al que la Fiscalía del país acusa de enriquecerse de la trama de la petrolera Petrobras.

El dulce milagro económico se desvanece. La economía china crece al ritmo más bajo de los últimos 25 años, aunque no hay duda de que sigue siendo socio clave para la Unión Europea. Rusia no lo mejora poniendo trabas al inversor extranjero.

El miedo a la recesión planetaria vuelve a estar ahí. Sólo nos queda pensar eso de que la economía es cíclica. De momento las democracias que más presumían de ello se han dado un buen golpe contra el suelo. Su desigualdad sigue siendo tan real como los paisajes que reflejan las fotografías de premio.

“Las leyes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas” Honoré de Balzac

Periodismo

El Periodismo vive su peor momento. Las nuevas tecnologías han desprestigiado el estudio sosegado de los temas y la crisis y consecuente falta de medios ha hecho que este oficio quede minusvalorado y usado de manera torticera en muchos casos. Aprovecho la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, a la que por cierto no se le dedica un doodle, para plasmar aquí lo que escribió Kapuscinski en su día.

En una entrevista realizada en 2007 para diario El Mundo decía:

  • Sobre el periodista del siglo XX: 

“Se diferencia del siglo XX en el sentido técnico. Antes el periodista cuando se iba a una guerra tenía libertad para moverse. Dependía mucho de su talento, de su validez. Ahora, como tenemos teléfonos móviles o Internet el jefe de redacción sabe mucho más lo que está pasando. El periodista destacado en un lugar sabe lo que ve, mientras que el jefe, que está en Madrid o Roma, tiene la información de varias fuentes. Al final, el periodista, en vez de llevar a cabo sus investigaciones, se dedica a confirmar lo que el jefe le pide desde la redacción. El sentido del trabajo ha cambiado mucho”.

En 2002, Letras Libres:

  • El periodista y su deseo primario por conocer: 

“Fui corresponsal de la Agencia de Prensa Polaca porque era casi la única forma que tenía en aquel entonces de viajar, que es lo que realmente quería hacer. Conocer el mundo y su gente. En cierto sentido, tuve que venderme a la agencia para poder viajar y buscar mis propios intereses personales y desarrollar mis ambiciones literarias. Es el precio que tuve que pagar. Por ello, mis libros son distintos de mi labor periodística como corresponsal”

A El País, en 2006:

“Heródoto era un hombre curioso que se hacía muchas preguntas, y por eso viajó por el mundo de su época en busca de respuestas. Siempre creí que los reporteros éramos los buscadores de contextos, de las causas que explican lo que sucede. Quizá por eso los periódicos son ahora más aburridos y están perdiendo ventas en todo el mundo. Ninguno de los 20 finalistas de la última edición del Lettre-Ulysses del arte del reportaje [premio que se otorga en Berlín], y del que soy miembro del jurado, trabaja en medios de comunicación. Todos tuvieron que dejar sus empleos para dedicarse al gran reportaje. Este género se está trasladando a los libros porque ya no cabe en los periódicos, tan interesados en las pequeñas noticias sin contexto”.

O sus poemas:

“Al final
todos
nos encontraremos
sin intercambiar palabras
sin intercambiar miradas
ni gestos
a pesar de que desde entonces
ya para siempre
estaremos juntos”

Y una enseñanza de maestro, en Los cínicos no sirven para este oficio :

“Podemos encontrar muchos periodistas jóvenes llenos de frustraciones, porque trabajan mucho por un salario muy bajo, luego pierden su empleo y a lo mejor no consiguen encontrar otro. Todo esto forma parte de nuestra profesión. Por tanto, tened paciencia y trabajad. Nuestros lectores,oyentes, telespectadores son personas muy justas, que reconocen enseguida la calidad de nuestro trabajo y, con la misma rapidez, empiezan a asociarla con nuestro nombre; saben que de ese nombre van a recibir un buen producto. Ése es el momento en que se convierte uno enun periodista estable. No será nuestro director quien lo decida, sino nuestros lectores”

Ánimo. Y a luchar.

Los paraísos fiscales no caerán

Panamá. Para el común de los mortales un país donde el café está bueno. Donde la pobreza, la delincuencia y la abundancia van de la mano. Donde puede pasar que tengas que dar algún que otro sobre para tapar bocas. Y eso a bajo nivel. Porque era vox populi que era un buen país para evadir impuestos. La caja de pandora guarda tantas bombas que lo lógico sería pensar que los que pagamos nuestros impuestos con religiosidad somos, además de pobres, tontos.

Antes de nada, para aclarar lo que significa “offshore“: se refiere a la creación de empresas en países donde no se paguen apenas impuestos, o sea, paraísos fiscales. Es la mejor manera para blanquear dinero y para asegurar confidencialidad absoluta sin, eso sí, realizar actividad económica alguna. El impuesto de sucesiones, renta o patrimonio son cosas del pasado con esta opción. Sólo hay que pagar un coste de registro que oscila entre los 200 y 600 dólares al año más coste de constitución. Como es obvio, sales ganando.

Crearla es demasiado fácil. Tanto que hasta los bancos han ayudado a sus clientes a ponerlas en marcha.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación cita en este vídeo de cuatro minutos las víctimas reales y anónimas del entramado. Y la verdad es que cabrea.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=F6XnH_OnpO0&w=560&h=315]

A través de este juego, invitan a seleccionar un personaje (empresario, futbolista o político) y le ayudan a crear este tipo de sociedades, cómo ocultar bienes y defraudar al fisco. El game over llega cuando las autoridades fiscales te pillan.

Pero la realidad no es ningún juego. La realidad es que nuestros bancos, BBVA, Santander o Sabadell, han ayudado a sus clientes (según la lista hay 1.200 españoles) en el maravilloso mundo del fraude fiscal mientras al resto les cobran comisiones casi por todo.

Oleguer Pujol: 13 millones de euros pactados en pagos de comisiones a través de varias sociedades instrumentales por la operación con el Banco Santander.

Álex Crivillé: Gestionó durante seis años sus derechos de imagen con una sociedad radicada en las Islas Vírgenes Británicas.

Lionel Messi: Sociedad registrada en Panamá en 2012

El rey de Arabia Saudí, Michel Platini, Pilar de Borbón, Iván Zamorano, el presidente de Argentina Mauricio Macri, Jackie Chan, la mujer de Arias Cañete, Pedro Almodóvar, el hijo de Kofi Annan…140 políticos de 50 países. 11,5 millones de documentos ocultos. Doce jefes de Estado o primeros ministros. 

La lista es larga. Pero es otra más. Tranquilos, la Falciani no hizo tambalear los paraísos fiscales. La pregunta que se hará ahora el que tenga un importante montante de dinero. ¿Sigo siendo legal o me subo al carro?

 

 

El delirio socialista

En menos de un día Pedro Sánchez le ha dado la vuelta a la tortilla con un órdago para ganar tiempo que le pasa la responsabilidad a la militancia. Susana Díaz ha ganado con la fecha del Congreso, pero el golpe de efecto del secretario general es mayor. ¿Se encomiendan a unas Elecciones Generales? Dejo algunos análisis que me parecen interesantes:

  • “El honor herido del PSOE”, por Lucía Méndez, El Mundo. ¿Cómo evitar que Podemos se quede con los votos del PSOE? un combate que ha marcado los dos últimos años. “Todos los dirigentes consultados afirman que el objetivo de Podemos al escenificar su oferta era dificultar el entendimiento. «En estas circunstancias, apoyarnos en Podemos significa morir»” http://www.elmundo.es/espana/2016/01/31/56ad1c6622601d7d718b45e2.html
  • “Duelos y pulsos”, Anabel Díez, El País. “Sánchez firma un golpe de efecto al decidir que las bases validen cualquier pacto electoral”. La propuesta no figura en los Estatutos ha cogido de sorpresa a los militantes, pero Sánche sabe que ninguno de los presidentes territoriales se atreverá a bloquearlo en público. Los secretarios regionales del partido reconocen que Sánchez no les había comentado su intención de preguntar a las bases http://politica.elpais.com/politica/2016/01/30/actualidad/1454153730_103819.html
  • El editorial de este periódico (El País) es duro: “El PSOE no es la CUP”: http://elpais.com/elpais/2016/01/30/opinion/1454182604_278849.html
  • ElDiario.es publica el calendario que le espera al PSOE en los próximos meses (si no hay cambios). Si hay candidaturas alternativas a la de Sánchez tendrían que presentarse a las primarias como máximo hasta el 14 de abril. Unas hipotéticas elecciones anticipadas pueden condicionar o forzar cambios en este calendario http://www.eldiario.es/politica/calendario-lucha-interna-liderazgo-PSOE_0_479102328.html
  • “Malestar en el PSOE por una propuesta “improvisada y chapucera” al margen de los Estatutos. La consulta no es vinculante pero reflejará el sentir político de las bases del PSOE.  http://okdiario.com/espana/malestar-en-el-psoe-por-una-propuesta-improvisada-y-chapucera-al-margen-de-los-estatutos-63136
  • Así es el Comité Federal del que tanto se ha hablado: tiene más poder que la Ejecutiva, abundan los dirigentes territoriales y son 300 miembros. Daniel Basteiro, en El Español http://www.elespanol.com/espana/20160130/98490153_0.html

 

Susana Díaz gana… ¿y ahora qué?

Con la soga al cuello Pedro Sánchez entraba en el avispero de sus barones el día clave para el partido. Con resaca tras la borrachera vivida en el mismo lugar el día anterior, el secretario general del PSOE comienza a tambalearse y es precisamente Susana Díaz la que mejor está jugando sus cartas. Y esta vez con conocimiento de causa y con las pruebas firmadas el pasado 28 de diciembre.

El líder socialista no ocultó con esfuerzo sus propósitos. Tampoco lo tiene fácil. Si cedió las plazas del Senado al independentismo es porque la aritmética, simple pero difícil de alcanzar, no le deja formar Gobierno si no es con su apoyo. Si quiere enfrentarse a la derecha con Podemos e Izquierda Unida, necesitará del PNV, ERC y DiL. Pero la memoria no es tan corta y aún los 300 miembros del Comité se acuerdan de la rúbrica del último Comité: de acuerdo, te dejamos pactar, pero nada que tenga que ver con dar alas al independentismo catalán.

Podemos no se lo pondrá fácil. Pablo Iglesias no se cortó la semana pasada al asegurar que si apoyaba a Sánchez era a cambio de la Vicepresidencia y seis ministerios. Incluido uno peculiar: Ministerio de Plurinacionalidad. El objetivo del líder de la formación morada es bastante claro: Elecciones anticipadas y firmar la defunción socialista. “El para qué condiciona el con quién” pronunciada por Pedro Sánchez da bastantes pistas de lo que hacer o no hacer.

Y de nuevo Susana Díaz salvará el partido de su final, bajo mandato o no, forzando a Pedro Sánchez a pactar con Ciudadanos. El modelo andaluz plasmado a nivel nacional. ¿Mejor o peor? de momento, su salvación. Porque el partido ya lo advirtió en plena Navidad y con las agujetas del batacazo electoral aún latentes: “Unas nuevas Elecciones deben ser la última opción, porque supondrían un fracaso colectivo”.

Aún es pronto para atisbar el futuro. Pero de momento gana Susana Díaz. Habrá primarias el 8 de mayo y Congreso a finales. Si se repite la cita electoral, que sea con aires renovados. La figura de Pedro Sánchez podría estar más en el limbo que nunca. Si es que alguna vez no lo estuvo.

 

Iguales

“Cambia lo superficial, el modo de pensar…que yo cambie no es extraño”. La letra de la conocida canción entonada por la imponente voz de Mercedes Sosa no puede aplicarse a la realidad. Porque no, nada ha cambiado. Ni el IPhone más sofisticado, ni las facilidades que nos da la vida moderna consiguen cambiar un ápice la mentalidad del ser humano. Que es la misma que la de nuestros antepasados. Puede que algo más reflexiva, obligada por los acontecimientos pasados. Pero las bases son las mismas.

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”. Está a punto de conmemorarse el IV centenario de la muerte de Cervantes. ¿Por qué Don Quijote hablaba así a su estimado compañero de la ansiada libertad? ¿Por qué esa frase es tan moderna entonces como ahora? La adorada libertad. ¿Contamos ahora con ella como antaño? Me gusta comparar lo viejo con lo nuevo porque en el fondo todo sigue igual, salvo con algo más de color.

En una visita habitual a Youtube me he topado con anuncio que así lo demuestra y que rezaba así: “Mi mujer yo creo que se parece mucho a Fairy porque es como la esencia de una madre. Es pequeñita pero concentra mucho el amor”. Pocas veces me llama la atención uno de esos cortes publicitarios obligados. Pero este me ha hecho pararlo para meditar sobre lo que acababa de escuchar y dilucidar si era cierto. He buscado el vídeo en internet para volver a escucharlo. Y esto mismo decía. Y no entendía muy bien el objetivo de los publicistas de la marca. En un mundo en el que según Sosa “todo cambia”, hay ciertos agentes que intentan que no ocurra. Preguntemos a nuestros pequeños. “¿Te recuerda Fairy a tu mamá?”. “Pero si friega siempre papá…”. Ah, entonces algo sí ha cambiado, y nos quieren hacer ver lo contrario.

Seguir leyendo

Publicado en www.lasemana.es

Multiculturalismo hipócrita

La paz no existe en Europa, lo que significa que este continente ha fallado en su pretensión de convertirse en un ejemplo para el resto del mundo. Porque si bien es cierto que entre nosotros ya no saltan platos, aún no hemos sabido reconocer a otros. Y no sé si llegaremos a hacerlo algún día.

Antes de morir, el célebre autor de Choque de civilizaciones Samuel P. Huntington alertó de lo que traería consigo la globalización: “Las civilizaciones son las últimas tribus humanas, y el choque de civilizaciones es un conflicto tribal a escala planetaria”.

El multiculturalismo es el eterno edén del idealismo que cree que todos nos podemos entender, sin importar etnia, cultura, identidad social. Y no es cierto, y la prueba de ello está en los periódicos desde hace meses.

La Europa multicultural ha fracasado. La islamofobia, muy a nuestro pesar, ha comenzado a alcanzar cotas peligrosas en países como Alemania, donde sus ciudadanos viven una ola de robos y agresiones sexuales perpetrados la pasada Nochevieja por supuestamente norteafricanos y árabes. El Consejo Central de Musulmanes en Alemania ha recibido en los últimos días, según relatan a la prensa, cartas y llamadas telefónicas con amenazas repletas del odio que creímos superar tras genocidios pasados.

Seguir leyendo…