Obama no lo hará

La palabra tiene peso suficiente. Armas. Aquí, en España, las miramos de reojo porque a la mayoría nos dan miedo. De hecho nos sigue dando respeto o por lo menos una sensación de superioridad (no siempre positiva) cuando vemos a las autoridades con una pistola engalanando sus caderas.

Pero en Estados Unidos es normal. Tanto como para que un niño de 11 años haya matado a su vecina de ocho por no dejarle tocar a su perro. La escopeta era de su padre. Y todo apunta a que la tenía cerca, o al menos conocía su paradero. También sabía apretar el gatillo. Y apuntar. Y disparar. Y  en este caso asesinar. Y no sin querer, sino a propósito. Por no dejarle tocar a un perro.

De velar por nuestra seguridad a usar las armas como un juguete mortal. A miles de kilómetros de distancia mucha gente se pregunta si es necesario guardar una pistola en la mesilla “por si entran a robar”. ¿Es que en el resto del mundo la necesitan?

Seguir Leyendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s