El cronista

La periodista Leila Guerriero se hacía la siguiente pregunta: “¿Para qué nos hicimos periodistas? ¿No era para contar el mundo?”. Tajante y segura de sí misma, acertada en la retórica, Guerreiro contestaba así a un redactor del periódico ABC. Y la autora de Una historia sencilla denunciaba lo que es una dolorosa realidad. Nos estamos centrando demasiado en el cómo, pero no en el qué. El contenido, que será leído en papel o web, debería ser siempre lo más cuidado. No en el periodismo de hoy, en el que vale más un buen titular para pinchar en el enlace que las buenas historias que pueda haber en el cuerpo de la noticia. Pero…un momento…eso lleva tiempo. Ja! El tiempo.
El periodismo es un, como decía Roger Wolfe: “lanza la mierda y lávate las manos”. Es un buscar, reflexionar, contar y después reconocer que si tu información despierta la crítica –que debería hacerlo- entonces despertará odios y pasiones al mismo tiempo. Pero la realidad es hoy tan distinta.

Seguir leyendo en www.lasemana.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s