Por qué 1,2 millones menos

Asombro, caras largas, unas horas para asimilar y el día después la pregunta: ¿Qué ha pasado con los 1,2 millones de votos que Podemos ha perdido, pese a aliarse con Izquierda Unida? “Las encuestas decían que los votantes de Podemos acudirían a las urnas. El votante no miente, si hemos fallado es por nuestra falta de capacidad de análisis. No hemos sido capaces de detectar ese movimiento.” Son las palabras del sociólogo y presidente de GAD3, Narciso Michavila. En efecto, el Sorpasso, ese que tantas portadas ha llenado, no existe. ¿Qué ha pasado entonces?

– Ese más de un millón de personas decidieron quedarse en casa el 26J. La ilusión del 20 de diciembre ya no es la misma.

– Otra hipótesis es el voto nulo, blanco o el traspaso a Ciudadanos, que ha enfocado esta campaña en el “no a Rajoy” y en el “voto por el cambio”.

– También juega el perfil de la abstención en estas elecciones. Si el 20D muchos castigaron al Partido Popular, esta vez quien defrauda es el nuevo.

– La unión a veces divide. Los votantes de Izquierda Unida podrían haber castigado ese enlace entre Iglesias y Garzón en las urnas. Los acuerdos pueden sumar cuando se hacen con mucha previsión de futuro. Si no, restan. Izquierda Unida recibió 922.558 votos en diciembre. El barómetro electoral del CIS del mes de abril reflejó que un 29% de los que votaron entonces a IU “con toda seguridad no votaría nunca” a Podemos. Pablo Iglesias intentó convencerlos en las últimas semanas poniendo como cabeza visible al líder de Izquierda Unida. Podría no haber sido suficiente.

Se puede ser amante de las teorías de la conspiración, pero en pleno siglo XXI si se detectara un pucherazo se desataría como mínimo la revolución. Por lo tanto, y confiando en que no cabe esa posibilidad tan torticera, lo lógico es pensar que una encuesta detecta los deseos de votar de la gente cuando se le pregunta, pero no lo que al final ocurrirá.

El elector ha dejado claro con su voto que no le gustan los extremismos y ha votado al Partido Popular en parte por miedo más que por los logros de Mariano Rajoy. No debería transmitir la idea de vencedor absoluto, como intentó demostrar anoche. Pasado el trago, ahora será necesario que todos los partidos decidan con madurez el camino de este país. El electorado ya ha hablado. Una tercera vez sería un abuso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s